TABACO Y ESTRÉS

Diversos estudios con animales de experimentación han demostrado la susceptibilidad del folículo piloso a estímulos estresantes a través de un mediador neuroquímico conocido como sustancia P. Bajo los estímulos del estrés el pelo en fase de crecimiento o anagen entra de forma prematura en fase de catagen y posteriormente de telogen produciendo un caída exagerada y una disminución en el grosor de la fibra capilar. Además puede producir vasoconstricción de los vasos sanguíneos existentes en el bulbo capilar disminuyendo el aporte de nutrientes del cabello.


De hecho agentes antidepresivos que bloqueen los receptores de actuación de la sustancia P han demostrado sus beneficios en la recuperación del folículo atrófico, promoviendo la entrada del mismo en fase de anagen o de crecimiento.

El tabaco también empeora la salud capilar a través de diferentes mecanismos: vasoconstricción del aporte sanguíneo del bulbo disminuyendo el aporte de nutrientes, estimulación y liberación de mediadores neuroquímicos perjudiciales… Complementos nutricionales ricos en N-Acetil Cisteína pueden mejorar los efectos deletéreos del tabaco y siempre se recomienda el abandono del hábito tabáquico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NUEVA OPCIÓN TERAPÉUTICA PARA LA ALOPECIA ANDROGENÉTICA