TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS EN TRICOLOGÍA

En una visita inicial suele realizarse una historia clínica completa y exploración física detallada del cuero cabelludo y del tallo piloso. En la exploración solemos utilizar dos maniobras específicas:
1.- Pilotracción: consiste en tirar de un grupo de cabellos para comprobar si existe un desprendimiento de un número de cabellos llamativo a la más mínima tracción.
2.- Signo del pliegue: el cuero cabelludo no puede plegarse cuando existen folículos pilosos, sin embargo es un hallazgo habitual en las alopecias cicatriciales en las que ya no existen folículos piloso


Par completar la exploración física solemos utilizar la Tricoscopia. La tricoscopia es la dermatoscopia aplicada al estudio del cabello. La dermatoscopia, o microscopía de epiluminiscencia,  es una técnica de diagnóstico por imagen, no invasiva, que permite el estudio microscópico “in vivo” de lesiones cutáneas. A través del dermatoscopio se permiten observar estructuras de la epidermis y dermis in situ, que no serían visibles al ojo desnudo y que mejoran la sensibilidad y especificidad del diagnóstico. Además nos permite observar el tallo piloso al completo y la posibilidad de displasias asociadas sobre todo en patología infantil.

Se suelen realizar imágenes fotográficas que nos permiten seguir la evolución del paciente y que a su vez él mismo compruebe la respuesta de su patología.

En casos en los que nos interese estudiar el ciclo del cabello podríamos realizar dos técnicas:
1.- Tricograma: consiste en la obtención mediante tracción de un grupo representativo de cabellos y estudiar las raíces foliculares para calcular el porcentaje de anágenos y telógenos. Se utiliza mucho en el estudio de los efluvios complicados y en alopecias de larga evolución sin diagnóstico claro.
2.- Test del lavado modificado: en ocasiones el paciente cuando acude a la consulta se ha lavado recientemente el cabello (conviene acudir a la consulta sin lavar el cabello en al menos 48 horas) por lo que muchos pelos en telogen ya se han caído en el momento del lavado y los resultados del tricograma puede estar falseados. Para ello tenemos el test del lavado modificado en el que el paciente aporta en la consulta todo el pelo caído en el momento del lavado tras 4 días sin lavar el cabello. Posteriormente el dermatólogo estudia la muestra analizando la longitud y el grosor de los folículos pilosos así como la raíz folicular.

En casos excepcionales y sobre todo en alopecias cicatriciales inflamatorias tendremos que recurrir a la biopsia del cuero cabelludo con su correspondiente estudio histopatológico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NUEVA OPCIÓN TERAPÉUTICA PARA LA ALOPECIA ANDROGENÉTICA