TIÑAS DEL CUERO CABELLUDO EN LOS NIÑOS. Una patología frecuente lejos de estar erradicada.

Las infecciones cutáneas, tanto de la piel como de los anejos cutáneos (pelo y uñas) son una de las patologías más prevalentes en población infantil y se han convertido en uno de los principales motivos de consulta en dermatología pediátrica.
Es una patología en aumento ya que existen factores que favorecen su desarrollo como diversas enfermedades sistémicas, inmunosupresión (niños trasplantados, inmunodeficiencias, pacientes sometidos a tratamientos crónicos…), enfermedades cutáneas (dermatitis atópica fundamentalmente), mal uso o uso indiscriminado de antibióticos o corticoides, aumento de población inmigrante, viajes exóticos, mascotas…

La clínica puede ser muy variada, desde lesiones en la piel casi asintomáticas hasta enfermedades sistémicas que pueden poner en peligro la vida del paciente, dependiendo fundamentalmente del estado de inmunidad del niño.
Para diagnosticarlas es fundamental la clínica (historia clínica y exploración física) y en algunas ocasiones son necesarias técnicas de microbiología (cultivos) para el diagnóstico etiológico.
De todas las infecciones cutáneas cabe destacar las producidas por hongos dermatofitos, es decir hongos que se desarrollan en la queratina de la piel, el pelo y las uñas, y que pueden tener su origen en la tierra (geofílicos), en los animales (zoofílicos) o en el hombre (antropofílicos). Estos hongos producen las tiñas, infecciones micóticas superficiales muy frecuentes en los niños y en ocasiones casi exclusivas de ellos, como ocurre con las tiñas del cuero cabelludo. Es importante su diagnóstico y tratamiento precoz ya que la posibilidad de contagio es muy alta y se pueden producir verdaderas epidemias en hogares y centros escolares. Se deben sospechar ante la presencia de zonas alopécicas (sin pelo) en cuero cabelludo acompañadas de descamación (costras) o inflamación (pústulas) y que ocasionan picor en el paciente. Es importante el cultivo microbiológico de las costras y el pelo para conocer exactamente el agente etiológico responsable. El tratamiento en todos los casos debe ser sistémico, por vía oral, ya que ni los champús ni las lociones o cremas son capaces de destruir al hongo ya que es difícil la penetración en el folículo piloso.
En el pasado congreso nacional de dermatología celebrado en Valencia del 5 al 8 de junio tuve el placer de participar en un taller sobre actualización de infecciones en la infancia con la ponencia titulada “Actualización en infecciones fúngicas en la infancia”. Las tiñas del cuero cabelludo lejos de desaparecer han sufrido una transformación. En los años de la guerra y la postguerra, las tiñas del cuero cabelludo estaban relacionadas con condiciones higiénico dietéticas malas y estaban causadas fundamentalmente por hongos antropofílicos transmitidos de persona a persona por las condiciones de hacinamiento. Posteriormente el prototipo de tiñas cambió y al mejorar las condiciones económicas y de salud las principales tiñas del cuero cabelludo estaban producidas por hongos zoofílicos transmitidos por las mascotas (perros, gatos, conejos, caballos…). En los últimos años, con la mejora de la salud tanto de personas como de animales, el aumento de la población inmigrante y los viajes a países exóticos (Islas del Pacífico, África, Sudamérica, China…) están surgiendo de nuevo tiñas de cuero cabelludo causadas por hongos antropofílicos, muy frecuentes (endémicos) en habitantes de determinadas poblaciones y transmitidos de persona a persona.
Es importante el conocimiento de estas infecciones ya que la falta de diagnóstico y el tratamiento erróneo puede convertir estas patologías aparentemente banales en enfermedades crónicas, recalcitrantes y muy molestas para el paciente y su familia, por no hablar de los problemas de salud pública por el alto riesgo de contagio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NUEVA OPCIÓN TERAPÉUTICA PARA LA ALOPECIA ANDROGENÉTICA