A MI NIÑA NO LE CRECE EL PELO!!!

Las alteraciones del cabello en la infancia, tanto en lo que se refiere a cantidad como calidad, son relativamente frecuentes en la práctica clínica diaria. Los niños presentan alteraciones del cabello propias de su etapa de la vida, de la infancia y otra patologías que comparten con los adultos pero que en ellos se manifiestan con unas connotaciones especiales. Dentro de las alteraciones propias de la infancia habría que destacar un síndrome conocido como síndrome de anágeno corto

Es un síndrome relativamente frecuente aunque poco recogido en la literatura científica por ser algo completamente benigno y que no causa muchos problemas. 

La clínica característica de estos niños es que no les crece el cabello, los papás se quejan de que nunca han tenido que cortárselo y que a pesar de tener ya 3 o 4 años aún presentan “cabello de bebe”. Las pacientes siempre me dicen en la consulta que por qué sus amigas tienen trenzas largas y ellas no pueden hacerse coletas. 

Esta alteración se produce porque el cabello se renueva de forma más acelerada, de tal manera que el pelo no alcanza la longitud adecuada cuando ya se ha caído, se trata de un recambio folicular rápido que lleva a los niños a tener un cabello corto y escaso. La fase de anágeno o fase de crecimiento suele durar años y así el pelo crece y crece a lo largo de este tiempo adquiriendo una longitud adecuada. Sin embargo en estos niños dura meses, incluso si la duración de la fase de crecimiento cae por debajo de un umbral que se ha estimado en 16 meses puede llegar a producirse una verdadera alopecia. No se sabe la causa exacta que lo desencadena pero habitualmente mejora con la edad aunque en algunos casos solemos utilizar biotina oral y minoxidil tópico para acortar el tiempo de evolución y conseguir buenos resultados. Para su diagnóstico sólo es necesaria la historia clínica detallada, la exploración tricológica básica y en algunos casos dudosos podemos hacer un tricograma. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

NUEVA OPCIÓN TERAPÉUTICA PARA LA ALOPECIA ANDROGENÉTICA