¿POR QUÉ SE CAE TANTO EL PELO EN OTOÑO?

El efluvio estacional ha dado lugar a diferentes refranes populares “en el tiempo de la berenjena se le cae a la mujer la melena” “en otoño no solo se caen las hojas”. 

Lo más importante es asegurar el diagnóstico correcto en cada caso. En general, los efluvios o caídas reversibles del cabello son la forma más frecuente de alopecia.
La intensidad puede ser variable de 100-500 cabellos diarios. Siempre se produce una pérdida parcial, menor del 25% del total del cabello y en el 95% de los casos remite entre los 6 y los 12 meses. 

En realidad se trata de una renovación cíclica y progresiva que se produce todos los años, aproximadamente de octubre a enero aunque en los últimos años se adelanta ligeramente a finales de agosto y septiembre por el cambio climático, y generalmente parcial a diferencia de algunas especies que mudan todo el pelaje completo de golpe una vez al año. 

Es debida a diferentes causas, algunas incluso aún por descubrir, pero en general hablamos de una caída de pelo con base hormonal por un cambio en el ritmo de secreción de una hormona conocida como Melatonina. 

La secreción de Melatonina está influenciada por cambios en la intensidad de la luz y en el número de horas de luz del día. Su secreción disminuye en primavera y verano con el aumento de las horas de luz y vuelve a aumentar en otoño e invierno con la oscuridad. 

El ciclo del cabello está influenciado por multitud de factores (situación hormonal, estado nutricional, embarazo y lactancia, enfermedades, clima y factores ambientales…) y la melatonina es uno de ellos, promoviendo la fase de crecimiento cuando la secreción de la hormona es mayor. 

Es por ello que el crecimiento del cabello se detiene en primavera y verano, dando lugar a la caída estacional, y posteriormente a partir de otoño, con el nuevo aumento de la melatonina vuelve a nacer nuevo cabello para estar completamente renovado durante el invierno. Es tal esta influencia que se están realizando tratamientos experimentales con melatonina tópica y sistémica para combatir el efluvio estacional y para intentar mejorar diferentes alopecias (alopecia androgenética). 

Como conclusión podemos decir que ante una caída estacional ante todo hay que mantener la calma. La mayoría de las veces se trata de personas sanas y sólo es necesario esperar a que el proceso pase, ya que sólo se trata de un ciclo de renovación folicular, el cabello no se pierde, se renueva. Se puede intentar acortar el proceso con suplementos vitamínicos, aminoácidos, melatonina… Pero es importante saber que se trata de un ciclo normal de la naturaleza de la que formamos parte, como las hojas de los árboles o el pelo de los mamíferos. En la mayoría de las personas al llegar el invierno el período de renovación habrá concluido, la caída estacional cesado y el cabello tendrá un aspecto inmejorable para poder lucirlo. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

NUEVA OPCIÓN TERAPÉUTICA PARA LA ALOPECIA ANDROGENÉTICA