TRASTORNOS DEL CABELLO EN LA INFANCIA I: ALTERACIONES DEL CABELLO EN EL RECIÉN NACIDO.

Aunque parece que cuando se piensa en alopecia sólo se piensa en la etapa adulta, los niños pueden presentar muchas y variadas alteraciones del cabello y del cuero cabelludo algunas incluso propias sólo de esta etapa de la vida y que es importante reconocer para realizar un buen diagnóstico y evitar exploraciones y tratamientos innecesarios. De una forma práctica las dividimos según la etapa del niño en:

1. -Alteraciones del cabello en el recién nacido.

2. -Alteraciones del cabello en la infancia tardía.

3. -Alteraciones del cabello en la adolescencia.

Hoy os hablaré de las alteraciones del cabello en el recién nacido:

Un recién nacido puede presentar diferentes alteraciones con relativa frecuencia

A.- Alopecia neonatal. (Alopecia occipital): se desarrolla en los primeros meses de vida y de forma errónea se atribuye al roce o fricción, cuando en realidad se debe a la evolución del ciclo folicular durante la etapa fetal y neonatal. A las 20 semanas de gestación el cuero cabelludo presenta folículos desarrollados en fase de anágeno o crecimiento, que de forma progresiva van entrando en fase de telógeno o caída, todos excepto los localizados en la región occipital, que permanecerán en anágeno hasta el nacimiento, momento en el que de forma brusca entran en caída en las primeras 8-12 semanas.

B.- Alopecia triangular congénita: se caracteriza por la presencia de una placa alopécica en forma de triángulo en la zona temporal del cuero cabelludo. Es congénita aunque puede detectarse hasta los 4 o 5 años al estar cubierto por el vello frontal. No es progresiva pero sí permanente.

C.- Displasias pilosas: presentan defectos morfológicos en el tallo piloso y la mayoría son trastornos congénitos. Se clasifican en: displasias pilosas con fragilidad capilar, que ocasionan alopecia difusa o localizada, y displasias pilosas sin fragilidad capilar, que no ocasionan alopecia. Suelen asociarse a otras manifestaciones clínicas tanto cutáneas (sequedad de la piel o ictiosis, rasgos dismórficos faciales, alteraciones ungueales…) como sistémicas (alteraciones cardiológicas, neurológicas, auditivas, oculares…) Es por ello que en estos casos el estudio del cabello es muy importante para realizar un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

NUEVA OPCIÓN TERAPÉUTICA PARA LA ALOPECIA ANDROGENÉTICA